“Propiedad Humana”: Esta es la historia de su Esclavitud

Freedom Radio
Traducción: Luis R. Miranda

Como todos los animales, los humanos quieren dominar y usar los recursos a su alrededor. Al principio los humanos cazaban, pescaban y comían de la tierra. Pero después, algo mágico y terrible acontenció a nuestras mentes: Nos volvimos -en medio de todos los animales- temerosos de la muerte y de pérdidas futuras.

Y este fue el comienzo de una gran tragedia, y la mismo tiempo de una posibilidad más grande. Cuando nos sentimos temerosos de morir, del dolor y de ser prisioneros, nos volvemos dóciles; y por ende, valiosos. Valiosos en una forma que ningún otro recurso podría ser.

El recurso más grande que cualquier ser humano puede controlar no son los recursos naturales, herramientas, animales o la tierra; sino otros seres humanos. Usted puede asustar un animal, porque ellos se asustan ante el dolor en un momento determinado. Pero usted no puede asustar a un animal con la pérdida de libertad, con tortura o prisión como consecuencia futura, porque los animales tienen un entendimiento muy pequeño o nulo sobre el futuro.

No se puede amenazar a una vaca con tortura o a una oveja con la muerte. No se puede agitar una espada en frente de un árbol y gritarle para que produzca más frutos, o prender una antorcha ante un campo de trigo para que dé mayor rendimiento. Usted no obtandrá más huevos amenazando a una gallina, peor sí puede amenazar y exigirle a un humano que le dé sus pertenencias.

Este tipo de manejo o “cultivo humano” es el más rentable y su uso es la ocupación más destructiva y en la historia. Por esto es que está alcanzando un clímax destructivo. La sociedad humana no puede ser entendida racionalmente hasta que no se vea como lo que es: Una Serie de Fincas; donde Terrateniente son dueños de “ganado humano”.

Algunas personas se confunden, porque los gobiernos dan atención médica y de salud, agua, educación y caminos. Esto, para muchas personas es una señal de que el gobierno tiene benevolencia. Nada podría estar más lejos de la realidad.

Los Terrateniente dan cuidado médico e irrigación y entrenamiento o preparación a su “ganado humano”. Muchas personas se confunden porque se nos dan algunas libertades y por eso imaginan que nuestros gobiernos protegen esas y otras libertades. Pero los Terrateniente plantan sus cultivos a una cierta distancia para aumentar su producción, y permiten que algunos animales usen partes más grandes de su tierra si esto significa que ellos producirán más carne o leche.

En su país, su terrateniente le permite algunas libertades. No porque se importe con que usted tenga esas libertades, sino porque está interesado en aumentar sus ganancias. ¿Puede comenzar a ver el orígen de la jaula en la que usted nació?

Han habido cuatro mayores etapas de “agricultura humana”. La primera fase, en el antiguo Egipto fue caracterizada por la directa y brutal coacción humana. El cuerpo humano era controlado, pero la productividad creativa de la mente humana se mantuvo lejos del alcance del látigo y la marca de las cadenas. Los esclavos eran todavía poco productivos y se requerían enormes cantidades de recursos para mantenerlos bajo control. La segunda fase fue el modelo romano, donde a los esclavos se les daba una cierta libertad, ingenio y creatividad; lo cual aumentó su productividad.

Esto aumentó la riqueza de Roma y por ende los ingresos del Gobierno Romano. Con esta riqueza adicional fue que Roma se transformó en un Imperio, el cual después destruyó las libertades económicas que dieron origen a su poder y como consecuencia el Imperio colapsó.

Seguramente este panorama no es del todo extraño.

Después del colapso romano, el modelo feudal introdujo el concepto de “propiedad humana” y cobro de impuestos. En lugar de ser directamente propiedad de un terrateniente, los campesinos cultivaban la tierra, la cual podían mantener siempre y cuando pagaran su cuota a los jefes militares locales. Este modelo eventualmente se derrumbó debido a la continua subdivisión de la tierra productiva, y fue destruído durante el periódo en que se limitó el acceso a la propiedad privada, cuando la tierra fue consolidada y cientos de miles de campesinos fueron robados de sus propiedades porque nuevas técnicas de cultivo hicieron que grandes propiedades fueran más productivas con menos trabajadores.

El aumento en productividad en la Edad Media creó una abundancia de alimentos requerida para la expansión de pueblos y ciudades, lo cual dió orígen al modelo actual conocido como el Modelo Democrático de Propiedad Humana. Cuando los campesinos desplazados llegaron a las grandes ciudades, una gran cantidad de mano de obra barata se hizo disponible para los industrialistas y los Terrateniente de la clase alta rápidamente se dieron cuenta que ellos podían obtener más dinero si dejaban a su “ganado humano” escoger sus ocupaciones.

Bajo el Modelo Democrático, la tenencia de esclavos como propiedad se reemplazó con el Modelo de la Mafia. La Mafia raramente es dueña de un negocio. En lugar, los mafiosos prefieren enviar un matón cada mes para robar de los dueños de los negocios. A usted le es permitido ahora escoger su propia ocupación, lo que aumenta su productividad y por ende los impuestos que usted paga a sus Dueños.

Aprecien este tiempo de sus vidas niños, porque este es el tiempo de sus vidas cuando ustedes todavía tienen la oportunidad de escoger. Y pasa tan rápido”. Este es el típico discurso de orientadores y consejeros en las escuelas y colegios. “Cuando son adolescentes ustedes piensan que pueden hacer cualquier cosa, y ustedes pueden. Los veintes son difíciles. Cuando se llega a los treinta, ustedes son responsables por su familia. Ganan poco dinero y piensan ¿Qué le pasó a mi juventud? A los 40, ya tienen una barriga y les sale otra barbilla de lo gordos que están. La música comienza a parecer muy alta. Una de sus novias de la escuela se convierte en abuela. A los 50, usted pasa por una cirugía, la cual usted llama irrelevante. A los 60, usted tiene una cirugía mucho más seria. La música aún parece muy bulliciosa, pero no importa porque usted ya no puede oírla más. A los 70, usted y su esposa se pensionan y comienzan a cenar a las dos de la tarde, almuerzan a las 10 y desayunan la noche anterior. Después pasan el resto del tiempo andando por las calles o los centros comerciales pensando ¿porqué es que nuestros hijos no nos llaman? A los 80, usted sufre un derrame cerebral y termina como un vegetal y siendo cuidado por una enfermera a quien su pareja no soporta, pero a quien usted llama Mami.

Sus pocas libertades son mantenidas porque estas son de beneficio económico para sus Dueños. El gran acertijo del Modelo Democrático es que el aumento de la riqueza amenaza a los Terrateniente. La clase alta primeramente se beneficia de un mercado relativamente libre en capital y trabajo, pero una vez que su “ganado humano” se da cuenta de sus libertades, y que transforman estas libertades en riqueza, ellos comienzan a preguntase ¿porqué necesitan a sus Dueños? Bueno, nunca nadie dijo que ser terrateniente y tener “propiedad humana” sería fácil.

El mantener al “ganado humano” dentro de la propiedad de los Terrateniente o la clase alta es un proceso dividido en tres fases. La primera es adoctrinar a los jóvenes a través de la “educación” y el “sistema educativo” del gobierno. Una vez que la riqueza en países democráticos creció, las escuelas financiadas por el gobierno fueron universalmente impuestas para poder así controlar los pensamientos y las almas del “ganado humano”. La segunda fase es la de tornar a los ciudadanos unos contra otros a través de la creación de una sociedad dependiente. Es muy difícil controlar directamente con el uso de la fuerza, y donde es posible, se torna poco productivo.

Los humanos no se reproducen o producen eficazmente cuando están en cautividad. Pero si los humanos piensan que son libres entonces producen mucho más para sus Dueños. La mejor manera de mantener esta ilusión de libertad es la de poner alguna parte de este “ganado” en posiciones de poder en las organizaciones que son propiedad del terrateniente. El “ganado” que se torna dependiente de la jerarquía existente automáticamente atacarán al “ganado” que descubre y denuncia la corrupción, la violencia, la hipocrecía y la inmoralidad de la “propiedad humana”.

Libertad es Esclavitud y Esclavitud es Libertad.

Si los Dueños logran que una parte del “ganado” ataque a otra parte, cuando sea que alguien denuncia la realidad de una situación, entonces no es necesario gastar tanto tiempo y recursos controlandolos directamente. Ese “ganado” que se torna dependiente de la comodidad brindada por el Dueño, se opondrá violentamente a cualquier cuestionamiento de la “propiedad humana”, y las clases intelectuales y artísticas -siempre y por siempre dependientes de los Dueños, dirán a cualquiera que demande libertad: “Usted está dañando a sus compatriotas.”

El “ganado humano” es entonces mantenido en jaulas cambiando el significado de responsabilidad moral cada vez que sea necesario para mantener la naturaleza destructiva de un sistema violento y preservarlo de aquellos que demanden libertad verdadera.

La tercera fase es la de inventar amenazas externas continuamente, para que el “ganado” asustado pida la protección de los Terrateniente. Este sistema de “propiedad humana” está llegando a su fin. Las terribles tragédias de los sistemas económicos del mundo occidental moderno han ocurrido no como causa de, sino como consecuencia de sistemas económicos utilizados en el pasado y sus falsas libertades. El aumento desmedido de la riqueza en el mundo occidental a través del siglo 19, fue el resultado de estas políticas económicas, y fue exactamente el aumento desmedido de la riqueza -a través de sistemas como Reserva Fraccionaria- lo que alimentó e impulsó el poder del Estado.

Cuando el “ganado humano” se vuelve exponencialmente productivo, esto resulta en un crecimiento proporcional en el número de Terrateniente así como de otros que dependen de ellos. El crecimiento del Estado es siempre proporcional a las condiciones económicas anteriores. Estas condiciones económicas basadas en deuda crean riqueza, y esta riqueza atrae a ladrones políticos y parásitos, cuyo egoísmo destruye cualquier situación económica; buena o mala. En otras palabras, el sistema de “libertad económica” metastatiza el cáncer del Estado.

El Gobierno que comienza siempre pequeño, siempre terminará como el más grande. Por eso es que no hay ninguna alternativa viable y sostenible a una sociedad verdaderamente libre y pacífica. Una sociedad sin Dueños y sin “propiedad Humana”, sin la violencia del cobro de impuestos y el Estatismo. Ser libre, verdaderamente libre es muy fácil y muy difícil a la misma vez. Evitamos el horror de nuestra esclavitud porque es muy doloroso verlo cara a cara. Bailamos alrededor de la violencia de nuestro agonizante sistema porque nos da miedo que otros seres humanos nos ataquen.

Pero solo nos pueden tener presos en aquellas jaulas que nos negamos a ver y reconocer.

Despierte! El ver y reconocer la jaula, nos permitirá salir de ella.

Advertisements

About Luis Miranda
The Real Agenda is an independent publication. It does not take money from Corporations, Foundations or Non-Governmental Organizations. It provides news reports in three languages: English, Spanish and Portuguese to reach a larger group of readers. Our news are not guided by any ideological, political or religious interest, which allows us to keep our integrity towards the readers.

Comments are closed.